Cover

Antes del 31 de diciembre, los países miembros deben presentar a la Unión Europea los proyectos candidatos a percibir financiación europea. Ante la proximidad de la fecha, los Gobiernos luchan por no perder los fondos que no hayan sido asignados para entonces. Esto es especialmente cierto en los países de Europa Central y Oriental, los principales beneficiarios de estas ayudas.

Así, en Sofía, Troud publica en portada que “Bulgaria debe distribuir 7 millones al día o lo pierde todo”. Más de 615 millones de levas (en torno a 308 millones de euros) de la dotación financiera para el 2013 “tendrán que ser asignados de aquí a final de año o se perderán”, escribe el periódico. Los fondos no asignados corresponden a 6 de los 7 programas operativos puestos en marcha por el Gobierno. Más de la mitad de la suma fue destinada a ayudas para las empresas a través del Programa de Competitividad.

En Bucarest, Romania libera anuncia que “en vez de las obras de canalización y de agua corriente que el Gobierno se había comprometido a realizar en los pueblos de más de 2.000 habitantes en el momento de su adhesión, en 2007”, son “multas de cientos de miles de euros las que el Estado se arriesga a tener que pagar a causa de los intereses políticos y financieros”. El diario afirma que Rumanía tiene:

la tasa de absorción de fondos [europeos] más baja de todos los Estados miembros. Incluso en algunos ayuntamientos muy ricos, la situación es mala. En Snagov, por ejemplo, donde viven varios dignatarios de todos los partidos, dos de los cinco pueblos que se agrupan en el mismo ayuntamiento no tienen agua corriente.

“Que los rumanos salgan peor parados en el cumplimiento de los objetivos es un pobre consuelo” ante el hecho de que en Eslovenia haya 882 millones de euros de fondos europeos para 2007-2013 que aún no han encontrado destino, apunta el Dnevik en Liubliana. Eso representa cerca del 48% de la suma total de fondos estructurales asignados a la ex república yugoslava, afirma el periódico, lo que sitúa al país en la media europea.

El Dnevik también señala que sólo el 12% del 94% de los empresarios eslovenos que conocen la existencia de los fondos europeos tiene una idea de las sumas disponibles.