El enviado especial de La Stampa Domenico Quirico volvió a Roma la noche del 8 de agosto, tras haber pasado cinco días en manos de un grupo rebelde islamista sirio, según informó el diario de Turín.

Quirico, de 62 años, que ya fue secuestrado en Libia en 2011, desapareció cerca de Homs el 9 de abril al mismo tiempo que Pierre Piccinin da Prata, un profesor belga, y no se habían tenido noticias suyas desde entonces.

En Siria, a día de hoy, hay trece periodistas extranjeros detenidos o desparecidos, recuerda Reporteros Sin Fronteras.