Cover

En una entrevista para el diario Trouw, la ministra rumana de Trabajo considera que los Países Bajos se han convertido en “racistas” y que el miedo a una inmigración masiva de rumanos y búlgaros es “exagerado”.

Mariana Câmpeanu se encontraba en La Haya el 9 de septiembre con sus homólogos holandés y búlgaro con ocasión de una cumbre sobre la migración laboral, ya que la apertura de las fronteras holandesas a los trabajadores rumanos y búlgaros, el 1 de enero de 2014, es objeto de polémica en el país.

La ministra hizo un llamamiento para que los medios de comunicación holandeses “pongan de relieve la contribución de los europeos del este a la economía holandesa”, más que centrarse que subrayar la tasa de criminalidad de los rumanos en los Países Bajos.