La Comisión Europea se dispone a investigar los acuerdos impositivos ofrecidos por varios países europeos, incluyendo a Irlanda, Luxemburgo y los Países Bajos, a multinacionales como Apple y Starbucks, tras las acusaciones de que dichos Estados llevaron a cabo concesiones ilegales y “edulcorantes” a las empresas, informa el Financial Times.

Los tres países citados por el diario se enfrentan a las críticas de que estén actuando como “paraísos fiscales”, permitiendo a grandes compañías multinacionales que alberguen allí sus sedes europas y desvíen los ingresos hacia estos países para reducir el pago de impuestos.

La decisión de la Comisión no significa que se han "identificado prácticas irregulares", puesto que consiste simplemente en un requerimiento para que los Gobiernos nacionales de estos países “expliquen su sistema impositivo y den detalles de las garantías facilitadas a varias compañías específicas” continúa el periódico. Estas averiguaciones determinarán si la Comisión abre una investigación formal sobre los acuerdos impositivos de estos países. El diario concluye:

La iniciativa amenaza con abrir un nuevo frente en el cerco global a la evasión de impuestos, a través del cumplimiento de las reglas de ayudas estatales de la UE, un régimen único que prohíbe las distorsiones serias de la competencia a través de exenciones fiscales a grupos privados favorecidos. […] Las reglas objeto de examen dan garantía a las compañías, algunas veces de antemano a la decisión de relocalizarse, sobre cómo se tratarán sus cuestiones fiscales.