Cover

Después de 19 horas marcadas por retrasos y problemas técnicos, a las 4 de la madrugada las sirenas del puerto de Il Giglio celebraron el anuncio de que los 289 metros del crucero, que descansa sobre un costado en la orilla de la isla de Giglio desde enero de 2012, fue finalmente reflotado, informa el Corriere della Sera.

Una de las razones para las celebraciones es el hecho de que, hasta la fecha, no parece que se hayan liberado sustancias contaminantes del casco oxidado del Costa Concordia, como se temía anteriormente. Pero la pequeña isla tendrá que convivir con el barco naufragado al menos hasta la próxima primavera, cuando será remolcado hasta el desguace. Los puertos rivales de Piombino, Civitavecchia, Nápoles y Palermo están luchando para asegurarse el contrato multimillonario que supone completar este trabajo.