El 25 de septiembre, el Gobierno croata y la Comisión Europea llegaron a un acuerdo sobre la aplicación sin condiciones de la orden europea de busca y captura en Croacia. Frente a la amenaza de sanciones europeas si continuaba rechazando aplicar la euroorden a los crímenes cometidos antes de 2002, Zagreb se ha comprometido a votar una enmienda a la Constitución en este sentidoantes del 1 de enero de 2014, informa Vecernji list.

El primer ministro, Zoran Milanovic, pidió a Tomislav Karamarko, el jefe de la Unión Democrática Croata (HDZ, el principal partido de la oposición), que votase a favor de esta enmienda. Le acusa de que, en caso contrario, estaría protegiendo al antiguo jefe de los servicios secretos yugoslavos, Josip Perkovic, investigado por Berlín por el asesinato de un disidente croata en Baviera en 1983.