Cover

Tras la revuelta del vice-primer ministro Angelino Alfano y los “moderados” del PDL, Silvio Berlusconi ha sido forzado a efectuar un humillante “giro de última hora”, finalmente votando a favor de la permanencia de la coalición gubernamental dirigida por Enrico Letta, y por tanto poniendo fin a la crisis política que comenzó, indica La Repubblica con satisfacción.

A pesar de la derrota de Berlusconi, Alfano y su facción todavía consideran la creación de un nuevo grupo parlamentario, como primer paso hacia la división del PDL y el nacimiento de un nuevo partido conservador, informa Repubblica.

Una cosa es cierta, defiende el diario en su editorial:

Como líder, Berlusconi está muerto. Con la mascarada de ayer, ha perdido su cetro y nunca será de nuevo el candidato del centro-derecha para el puesto de primer ministro.