Cover

A algunos días del retorno a Atenas de la troika de prestamistas internacionales de Grecia (UE, BCE, FMI), la Comisión Europea ha pedido a Grecia medidas de ahorro por 2.000 millones suplementarios en 2014 y el cierre de las industrias armamentísticas EAS y EVO, informa To Ethnos.

El diario califica esta demanda de “chantaje”, que “provoca un intenso malestar en Atenas”:

las demandas excesivas de nuestros socios crean inevitablemente temores de “maquinaciones sospechosas” en el momento en el que la economía da señales de recuperación.