Cover

“La confianza pende de siete votos”, titula Corriere della Sera, en un momento en el que el Parlamento decide el futuro de Silvio Berlusconi. El 14 de diciembre, el Senado y la Cámara de los Diputados deberán pronunciarse respectivamente sobre una cuestión de confianza presentada por su Gobierno y sobre una moción de censura interpuesta por la oposición y suscrita por el presidente de la Asamblea y antiguo aliado de Il Cavaliere, Gianfranco Fini. Aunque la primera no debería suponer un problema, dada la cómoda mayoría de la que goza Berlusconi, no está tan claro que consiga obtener el voto de los 316 diputados que necesita. No obstante, explica el Corriere, Il Cavaliere ha lanzado una campaña desenfrenada para reunir, o corromper según algunos, a los diputados independientes o de la oposición. Con el fin de asegurar su presencia durante la votación, se ha rogado a los diputados que lleguen “al alba” para no quedarse bloqueados en las manifestaciones que ese día tienen previsto paralizar Roma.