Cover

La participación de la compañía gasística rusa Gazprom en el gasoducto South Stream figura entre los temas de discusión que tratará la primera ministra eslovena Alenka Bratusek con el presidente ruso Vladimir Putin en su visita a Moscú en el próximo mes de diciembre. Rusia amenaza con cambiar la ruta del proyecto si Liubliana insiste en que cumplirá con las reglas de la UE, informa Dnevnik.

El diario explica que el punto de desacuerdo entre eslovenos y rusos gira en torno a la directiva europea sobre gas de 2009, que exige a los propietarios de gasoductos que otros actores del mercado puedan hacer uso de sus infraestructuras bajo condiciones transparentes.

Dnevnik explica que Gazprom se opone a esta normativa, razón por la que Rusia “ha intensificado su presión diplomática y su lobbying en Eslovenia en las últimas semanas” y espera un claro ‘sí’ para seguir adelante con el proyecto durante la reunión de Bratusek con Putin.