El 12 de noviembre, los jefes de Estado y de Gobierno de 24 de los 28 países de la UE, así como sus ministros de Trabajo y los líderes de las instituciones europeas, tenían una cita en París con motivo de la segunda cumbre consagrada a la lucha contra el desempleo juvenil, un fenómeno que afecta a 7,5 millones de Europeos entre 15 y 24 años, recuerda Le Monde.

La primera conferencia de este tipo, lanzada a instancias de Alemania y Francia, tuvo lugar en Berlín en junio, y conllevó la creación de un fondo destinado al empleo y a la formación de jóvenes de los países más afectados por la crisis.

El objetivo de esta iniciativa europea, según recoge Le Monde:

es hacer que ningún joven por debajo de los 24 años de edad esté más de cuatro meses sin empleo y sin recibir formación, y se cuenta con el aprendizaje y las profesiones del futuro (digitales y de crecimiento verde). Sin embargo, no se anunciará ninguna medida nueva este martes. Los líderes reunidos en París deberían contentarse con hacer un primer balance, poco espectacular, de las medidas que llevan meses sobre la mesa. Se trata en concreto de promover que los Estados hagan buen uso de los 6.000 millones de euros que existen para ayudas a los desempleados jóvenes en los países que se ven más afectados, Francia, Grecia, Italia y España entre otros. El único problema es que los fondos no están disponibles, porque todavía no se han aprobado las directrices presupuestarias.

Se trata de un tema de gran calado, tal y como prosigue el diario, porque:

a escasos meses de las elecciones europeas de mayo de 2014, la movilización es de tal magnitud que los líderes europeos temen que los extremos [del espectro político] crezcan, debido a las tensiones sociales y al paro masivo que persiste, a pesar de la débil recuperación [económica].

En la primavera de 2014 se celebrará una tercera cumbre para abordar el desempleo juvenil, en Italia o en Grecia.