Cover

Entre escándalos de corrupción y apoyo público a la baja, el primer ministro Donald Tusk ha realizado cambios “de gran alcance” en su gabinete el 20 de noviembre, incluyendo el nombramiento del execonomista jefe del banco ING Mateusz como ministro de Finanzas.

Por otra parte, la ministra de Desarrollo Regional Elzbieta Bienkowska ha sido nombrada vice-primera ministra y se pondrá a la cabeza de un nuevo ministerio, que combinará sus responsabilidades actuales con el departamento de transporte.

La remodelación se produce el día después de que el Parlamento Europeo apruebe el nuevo presupuesto 2014-2020, en el que se asignan a Polonia más de 400.000 millones de zlotys (100.000 millones de euros) en fondos de cohesión y política común de agricultura, subraya Gazeta Wyborcza. El diario añade que no se trata de una coincidencia, pues

Tusk cree que subrayar su éxito en Bruselas con la remodelación de su gabinete ayudará a restaurar la confianza pública para el Gobierno y para el partido gobernante, la Plataforma Cívica.