Cover

Tras una huelga de hambre en el campo de Harmanli (sur) para protestar contra las malas condiciones de alojamiento, es el turno del centro de acogida de Sofía, que se rebela tras l muerte de un sirio de 35 años, informa Sega.

Llegado a la capital con su mujer y sus tres hijos, el hombre se habría quejado, en vano y repetidamente, de dolores en el pecho. Murió de un infarto, según los médicos de urgencias que no llegaron sino después de su fallecimiento.

Sus compatriotas arrojaron piedras sobre la ambulancia y los gendarmes que acudieron como refuerzos. Desde el principio del verano, casi 10000 personas, sobre todo sirios que huyen de la guerra, han franqueado ilegalmente la frontera del país. Esto representa el doble de lo que el país puede acoger, según las autoridades de Sofía.