“El libre movimiento no debe tener que ver con la exportación de beneficios infantiles”, sentenció el primer ministro británico David Cameron en una columna para el Financial Times, evocando los planes para limitar los subsidios de desempleo para los nuevos inmigrantes de la UE y previamente a la abolición de las restricciones de inmigración para búlgaros y rumanos desde el 1 de enero de 2014.

Cameron ha dado a conocer una serie de medidas para disuadir a los posibles inmigrantes de que se desplacen al Reino Unido, incluyendo la prohibición de que nuevos demandantes sean elegibles para subsidios de desempleo durante los tres primeros meses tras su llegada, y un límite de seis meses para recibir dichos beneficios.

También habrá criterios de ingresos mínimos para trabajadores a tiempo parcial que soliciten subsidios y la imposibilidad de que nuevos inmigrantes de la UE accedan a subsidios de vivienda.

Bajo el titular de portada ‘Los inmigrantes de la UE sufrirán duros recortes en los subsidios’, The Times detallalos planes del primer ministro, añadiendo que Austria, Alemania y Holanda también han mostrado su preocupación por un posible flujo de inmigrantes tras la apertura de los controles fronterizos a rumanos y búlgaros. El diario continua:

La batería de medidas posiblemente sea impugnada por la Comisión Europea alegando la directiva de libre movimiento de la UE, aunque fuentes gubernamentales han manifestado su convencimiento de que no se habían saltado la normativa. Cameron ha fijado su posición en lo que espera que se convierta en caballo de batalla con Bruselas, manifestando que es el momento de un nuevo acuerdo concerniente al derecho a viajar, a vivir y a trabajar en la UE.