¿Cuál es el idioma que habla la Unión Europea? hasta hace una década, la respuesta podría haber sido "principalmente francés", aunque el inglés estaba ya ganando terreno. Actualmente, con una docena de países en los que se impone el idioma de Shakespeare como segunda lengua o lengua de trabajo, "los europeos optan arrolladoramente por el inglés",escribe The Economist.

Según el semanario británico,

La Unión Europea hace negocios ahora más que nunca en inglés. Los intérpretes algunas veces sienten que se hablan a sí mismos. El pasado año, el presidente de Alemania, Joachim Gluck, defendió una Europa que se entienda en inglés: los idiomas nacionales serían mimados por su espiritualidad y poesía con "un inglés práctico para todas las situaciones de la vida y para todos los grupos de edad". Algunos detectan una forma europea de inglés global (lo que se ha venido a llamar "globish"): un habla con fisionomía del inglés, mezclada con cadencias y sintaxis continental, una jerga de las instituciones de la UE aderezada con falsos amigos lingüísticos (en su mayoría del francés). En Bruselas, "to assist" significa estar presente, no ayudar; "to control" significa verificar, más que ejercer el poder; "adequate" significa apropiado o adecuado, más que (apenas)suficiente. "Anglo-saxon" no es un término histórico que se refiera a las tribus germánicas en Inglaterra, sino un insulto político seguido por "capitalismo" o incluso "prensa". Los europeos ordinarios tuvieron un primer sorbo del Euro-globish en los debates televisados entre los contendientes en las elecciones europeas de los días 22-25 de mayo. La idea de que los principales grupos políticos europeos elijan "Spitzenkandidaten" para que se conviertan en presidente de la Comisión Europea es una novedad (y ha creado el primer neologismo en alemán desde Bruselas en años). Y su objeto es cubrir el déficit democrático, animar a la opinión pública, combatir la caída de la participación electoral y controlar la subida de los partidos anti-UE.