Cover

Como se preveía, el Banco Central Europeo ha anunciado el 5 de junio la reducción del tipo de interés de referencia desde el 0,5% hasta el 0,15%. La institución también ha procedido a una controvertida decisión: situar por debajo de 0% el tipo de interés de la facilidad de depósitos. Esto es, a partir de ahora los bancos pagarán (un 0,10% de interés) por no mover su dinero y dejarlo depositado en el BCE.

“Los ahorradores alemanes son las víctimas una vez más,” escribe Die Welt, preguntándose

¿Qué sucede si la política a largo plazo del BCE de dinero extremadamente barato no conduce a nada? [...] [Los ahorradores] tendrán que acostumbrarse al hecho de que el ahorro ya no es posible, lo que ha sido el caso durante varios años debido a los extremadamente bajos tipos de interés y a la depreciación de la inflación anual.

Para el diario británico The Financial Times, Draghi “ha llegado hasta donde ha podido” para alejar de la deflación a la zona euro, pero duda de que únicamente la política monetaria pueda impulsar la economía de la eurozona:

Los gobiernos nacionales también tienen que asumir sus responsabilidades. Muchos Estados de la eurozona, principalmente Francia e Italia, necesitan completar las reformas estructurales para aumentar su competitividad. La adecuada gestión de Draghi ha disminuido, pero esto no puede excusar a los gobiernos de aplicar la necesaria medicina.