Cover

“Se avecina una época de dificultad”,titula The Independent citando a Mervyn King, gobernador del Banco de Inglaterra, después de quese publicasen los datos oficiales que demuestran que la economía británica se contrajo en un 0,5 por ciento durante el último trimestre del 2010. “La noticia fue calificada de ‘espantosa’, ‘funesta’ y ‘terrible’ por los analistas”, señala el diario londinense, que teme una doble recesión y, según King, un incremento de la inflación en un 5 por ciento para el año 2012. El canciller, George Osborne, se ha apresurado a refrendar la opinión de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS) de que la caída de la producción registrada se debe principalmente al “clima tan horrible” que azotó a Gran Bretaña a finales del 2010. Ha rechazado cambiar el curso de su plan de ajuste. “Eso hundiría de nuevo a Gran Bretaña en una crisis financiera”, dijo, como si el Reino Unido no estuviera inmerso ya en una.