Cover

Moscú está estudiando medidas de retorsión en respuesta a las sanciones impuestas por la UE a Rusia, por su apoyo a los separatistas prorrusos en el este de Ucrania, informa Trouw.

Según el diario holandés, los agricultores europeos están ya sufriendo las consecuencias del enfriamiento de las relaciones entre la UE y Rusia: desde la pasada semana, la importación de frutas y verduras polacas a Rusia está prohibida, oficialmente por razones de seguridad alimentario, una medida que, apunta Trow, podría extenderse a otros países.