Referéndum en Escocia: Los costes y beneficios de la independencia

"Cubo de los desafíos".
"Cubo de los desafíos".
17 septiembre 2014 – VoxEurop The Scotsman

Según el Premio Nobel de economía, Joseph Stiglitz, no hay razones para tener miedo de la independencia de Escocia, ya que con seguridad tendrá algunos costes, pero también importantes beneficios. En un editorial publicado en The Scotsman*, Stiglitz afirma que “en realidad hay muy pocas bases para ser tan alarmista antes los temores que se han sembrado”.

Para empezar, Stiglitz no tiene ninguna duda de que una Escocia independiente “formará parte de Europa, y no cree que la moneda sea “un problema”, ya que existen muchos acuerdos monetarios que funcionarían. Escocia podría seguir utilizando la libra esterlina, con o sin el consentimiento de Inglaterra. […] Puesto que las economías de Inglaterra y Escocia son muy similares, una divisa común probablemente funcionaría mejor que el euro, aunque no se comparta la misma política fiscal.

“El problema fundamental que afronta Escocia es diferente”, escribe Stiglitz. Resulta obvio que en Escocia hay una visión y unos valores más compartidos: una visión del país, la sociedad, la política, el papel del Estado; y unos valores como la justicia, es decir, la equidad y la oportunidad. […] La visión y los valores escoceses son muy diferentes de los que dominan al sur de la frontera. Escocia tiene una educación universitaria gratuita, mientras que Inglaterra ha incrementado las tasas estudiantiles, lo que ha obligado a que los estudiantes cuyos padres tengan unos medios limitados soliciten créditos bancarios. Escocia ha resaltado en repetidas ocasiones su compromiso con una Seguridad Social Nacional, mientras que Inglaterra se ha inclinado a menudo hacia la privatización.

Por esa razón, concluye Stigliz, “la independencia tendrá sus costes, aunque aún están por demostrar, pero también sus beneficios”: Escocia podrá decidir dónde invertir y cómo “obtener gran parte de los beneficios mediante el pago de impuestos”. El mayor problema que tendrá que afrontar Escocia es si el futuro del país —esa visión y esos valores compartidos que se han ido separando cada vez más del sur de la frontera— se conseguirá mejor mediante la independencia.

Según Stiglitz, el principal problema radica en lo qué sucederá «si Escocia continua formando parte del Reino Unido y abandona la UE”. En su opinión, “los riesgos de recesión son, con diferencia, mucho mayores”.

Factual or translation error? Tell us.