En Budapest, “la escuela de los hackers”, una de las ramas de la Kürt Academy – líder en seguridad informática en Hungría, forma “piratas amables”, informa el diario francés Libération:

Cada año, veinte estudiantes seleccionados aprenden allí la piratería ética (ethical hacking).[...]La Hacker Academy de Budapest es uno de los muy raros establecimientos europeos que ofrece un año entero de cursos repartidos en doscientas cuarenta y cinco horas. Durante dos semestres, los futuros piratas amables estudian las técnicas de los piratas que se introducen por efracción en el sistema informático de una empresa o de un ministerio. Aprenden todas las astucias del ciber-atacante. Adoptan falsas identidades

Para infiltrarse en una red. Y hacen prácticas antes de obtener su máster en piratería ética que les permitirá proteger mejor una empresa o una institución contra el cibercrimen.

Si la escuela atrae, no todo el mundo puede acceder a ella, explica el diario: “el candidato debe tener un judicial virgen y pasar un test de seguridad nacional organizado por el Estado”.

Parte de la sociedad Kürt, creada oficialmente en 1898 por los hermanos Sandor y Janos Kürti, la escuela de hacker provoca las envidias, indica Libération. Sobre todo en Vietnam y los países del Golfo. Sin embargo, resulta imposible montar este tipo de formación en aquellos países, según las declaraciones de la directora de la academia, recogidas por Libération, por razones de seguridad nacional.