"Las organizaciones de la sociedad civil hacen frente a la Comisión Europea, acusándola de ahogar la voz de los ciudadanos", y se oponen al tratado de libre comercio con los Estados Unidos"informa i.

El Acuerdo Transatlántico de Libre Comercio (TTIP en Inglés) es un acuerdo comercial que se está negociando entre la UE y los Estados Unidos que "tiene previsto armonizar las leyes de una y otra parte del Atlántico para permitir que las principales compañías europeas y estadounidenses inviertan y aumenteb sus beneficios en igualdad de condiciones en un mercado más amplio", recuerda el diario. Su objetivo es hacer frente a los desequilibrios y las ventajas competitivas de las economías emergentes como China, la India y Bangladesh.

Compuesta por más de 300 plataformas de la sociedad civil, la plataforma Stop TTIP" se ha creado para luchar contra lo que ellas consideran como "una amenaza contra la democracia, el Estado de Derecho, el medio ambiente, la salud, los servicios públicos y los derechos de los consumidores y los trabajadores". Y ha puesto en marcha una demanda contra de la Comisión Europea ante el Tribunal Europeo de Justicia, acusándola de"ahogar las voces de los ciudadanos *" después del rechazo de la demanda de Iniciativa Ciudadana Europea (ICE) contra el TTIP por la Comisión.

Frente al bloqueo de Bruselas, los grupos activistas y sindicatos que conforman esta alianza lanzaron una petición que reunió en menos de un mes más de 850.000 firmas en contra del TTIP.

En el periódico, el director del Instituto Portugués de Relaciones Internacionales, Carlos Gaspar subraya que "las discusiones se llevan a cabo a puerta cerrada" y que "los periodistas y los ciudadanos están excluidos." Por ello, prosigue el diario,

"Lo más importante", manifiesta, "es asegurarse de que hay un control democrático efectivo sobre el proceso de negociación, que es esencial tanto para los gobiernos y los parlamentos nacionales de los Estados los Estados miembros de la UE como para la Comisión y el Parlamento Europeo, que tendrán así un mayor poder potencial de intervenir para defender sus intereses".

Sin embargo, la victoria republicana en las elecciones de mandato intermedio en Estados Unidos y su control sobre el Congreso complicarán la conclusión del TTIP. Considerada como una de las prioridades del presidente Obama [...] se ve con menos entusiasmo por los republicanos que creen que puede poner en peligro la protección social y la legislación laboral.