Cover

El Gobierno alemán ha aprobado el 3 de diciembre un nuevo plan para reducir las emisiones de carbono con el fin de cumplir con los objetivos climáticos – 40 por ciento de reducción en las emisiones para 2020 respecto a los niveles de 1990, informa Die Tageszeitung. La Unión Europea en su conjunto pretende alcanzar ese objetivo en 2030.

El plan, que la ministro alemán de Medio Ambiente, Barbara Hendricks, llama el "paquete climático más completo jamás aprobado por un gobierno" prevé unas inversiones de 80 mil millones de euros, indica el diario berlinés. Incluye reducir las emisiones de las plantas de carbón en por lo menos 22 millones de toneladas (el equivalente a cerrar ocho plantas), con unos adicionales "18 millones de toneladas que provengan de la industria, especialmente a través de una mayor eficiencia. Los edificios ecosostenibles contribuirán con de 6 a 10 millones de toneladas; el sector de transporte entre 7 y 10 millones de toneladas; la agricultura, 3,6 millones y el comercio y gestión de residuos de 3 a 8 millones". También se han anunciado incentivos para los coches eléctricos.

Aunque las organizaciones medioambientales han acogido con satisfacción el anuncio, considerándolo como un paso positivo, critican al Gobierno por no ir más lejos en la reducción de la dependencia de las centrales eléctricas de carbón.