Las mafias de tráfico de personas podrían estar utilizando a España como plataforma para ayudar a los yihadistas europeos procedentes de Siria a retornar a sus países utilizando pasaportes e identidades falsas, subraya El País. Esta es la principal conclusión de un informe de la Policía española hecho a finales de 2014, antes de los ataques a Charlie Hebdo, sobre la lucha contra el terrorismo yihadista. El informe destaca que los beneficios económicos para estas mafias de tesis son infinitamente mayores que los relacionados con el tráfico de drogas, y se sospecha de que la mayoría de estos beneficios se estén utilizando para financiar el Estado islámico.

La mayor parte de los yihadistas utilizan tres rutas para entrar en Europa. La primera es la ruta africana, que llega a Melilla, enclave español en el norte de África. La segunda, a través de América del Sur, comienza en Turquía y Grecia y termina en España a través de Venezuela o Brasil. La tercera culmina en el Reino Unido, pero también pasa por otros países europeos. Como alerta el diario,

la amenaza es doble: la proliferación de mafias de tráfico de personas ante la estampida de civiles y la “entrada de elementos terroristas y retorno de excombatientes europeos usando las mismas redes”.