Los Estados miembros de la zona euro crearon la troika para mantener el control sobre los pagos de emergencia a Grecia en 2010 y asegurarse de que el país cortaría el gasto público y reformaría su economía, escribe el Frankfurter Allgemeine Zeitung.

Compuesto por representantes del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión Europea, la troika "se suponía que iba a convertirse en un gobierno auxiliar y en un tribunal de auditoría con derechos permanentes de intervención." Pero, escribe FAZ, el nombre de "troika" e incluso posiblemente la composición del grupo de control serán cambiados. Incluso el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, parece estar a favor de ello, puesto que a la UE no le ha gustado la participación del FMI en sus asuntos, y el BCE "nunca estuvo convencido de su propio papel" en la troika.

La troika en sí consta de "expertos de Harvard o de la London School of Economics" que "viajan a Atenas, se alojan en el Grande Bretagne o en el Hilton [Hoteles], abren sus ordenadores e introducen números en hojas de cálculo de Excel para calcular cómo Grecia lo está haciendo. En otras palabras: La troika es la mejor que le podía haber pasado a Grecia ".

Resulta llamativo, sin embargo, es que "casi nadie sabe lo que realmente hace la troika":

Los tres negociadores principales de la troika son casi desconocidos para el público. Poul Thomsen de Dinamarca, así como los alemanes Klaus Masuch y Matthias Mors, han sido algunos de los principales actores de la crisis del euro, pero casi nadie conoce sus nombres.

La troika sacó a la luz "las peores experiencias en Grecia", cuyo Gobierno a menudo ha cambiado leyes en el último minuto para mitigar su impacto. De todos modos, concluye el diario

A nivel interno, la troika refuta la afirmación de que sus demandas han agravado la crisis social. Más bien fue el Gobierno griego el que desplazó la carga desde los privilegiados protegidos hacia los ciudadanos normales.