Salvo en circunstancias excepcionales, como Luxemburgo, en la mayoría de países europeos la proporción de personas nacidas en el extranjero es inferior al 20 por ciento de la población total. Además de mostrar la tasa de la población inmigrante en cada país, este mapa muestra la proporción de inmigrantes en varias ciudades europeas. A diferencia de la mayoría de los estudios sobre migración, en este caso no existe una división trazada entre la inmigración de origen comunitario y la de países terceros.

La proporción de los inmigrantes en las ciudades tiende a ser más alta que la media nacional, especialmente en el centro y el norte. En términos absolutos, Londres es, con mucho, la ciudad más cosmopolita de Europa: más de un tercio de sus actuales habitantes – alrededor de tres millones de personas – han nacido en un país que no sea el Reino Unido. En términos relativos, la ciudad de Lausana (Suiza) es la que tiene la tasa más alta de inmigrantes, con el 42 por ciento de la población.

El mapa ha sido publicado por The Atlantic, que ha retomado la investigación llevada a cabo por LSE Cities, el centro de investigación sobre los fenómenos urbanos de la London School of Economics.