"Kroes la toma con los gigantes de la energía", titula el diario holandés Trouw. Según la comisaria de Competencia Neelie Kroes, las compañías gasísticas GDF-Suez (Francia) y Eon (Alemania) "han mantenido una posición privilegiada y han explotado a los consumidores". Razón por la que, el 7 de julio, se les ha impuesto una multa de 553 millones de euros, la más elevada que nunca se haya impuesto al sector energético.Su acuerdo de precios data de 1975, cuando las dos empresas se comprometieron a no vender gas en sus respectivos mercados con motivo de la construcción de un gasoducto desde Rusia.

El acuerdo no supuso ningún problema en aquel momento, pues el mercado energético era público, y así ha permanecido hasta 2005, después de la liberalización del mercado del gas en Francia y Alemania. Incluso la directiva europea que estipulaba una liberalización total del mercado gasístico en 2000 fue ignorada por las dos empresas, con objeto de mantener los precios al nivel que deseaban. La Comisaria explica que "los consumidores han pagado demasiado caro el gas, las empresas han obtenido beneficios excesivos y puesto obstáculo a la competencia". El montante de la multa parece elevado, pero GD Suez y Eon "no tendrán ningún problema en pagarla", subraya el periódico, que recuerda que en el primer trimestre, las dos empresas han declarado unos resultados respectivos de 3.100 y 5.300 millones de euros.