Desde su entrada en 2204, Malta no ha cesado de ver crecer el flujo de inmigrantes que llegan a su territorio. Con Italia, la isla ha recibido en 2008 casi la mitad de las 67.000 personas que cruzaron el Mediterráneo para pedir asilo en Europa, según el Alto Comisariado para los Refugiados de las Naciones Unidas (HCR). Tras pedir de manera reiterada la ayuda de la Unión Europea para dar solución a esta situación, parece que su voz se ha hecho oír finalmente.

Como Italia, Grecia o Chipre, otros países situados también en la frontera sur de Europa, se beneficiará del programa "Reparto Interno de Refugiados", que pronto lanzará la Comisión Europea. "Además del compromiso de los Estados Unidos para abrir sus puertas a varios centenares de refugiados de Malta, el Comisario europeo a cargo de las cuestiones migratorias, Jacques Barrot, espera que otros estados miembros tomen el relevo en otoño, escribeLe Monde. Los Países Bajos, Irlanda, Lituania, Alemania y Portugal ya han acogido entre una diez y treinta personas. Francia acogerá pronto otro centenar. El programa, que será voluntario, prevé que la Comisión se haga cargo de los gastos de integración de los refugiados durante un año.