Cover

Con un llamativo vendaje en la cara, después someterse a una operación en el mentón, el jefe del Gobierno Silvio Berlusconi ha presentado su propuesta de reorganización de la justicia "entre las protestas", anuncia La Stampa. Efectivamente, el proyecto de ley, que prevé principalmente la separación de las carreras de jueces y fiscales, la imposibilidad de éstos últimos de apelar un fallo, la posibilidad de los imputados de perseguir a su vez a los magistrados y la atribución del poder de sanción a un órgano exterior de la magistratura, es rechazado por la gran mayoría de los jueces. Estos últimos, informa el diario de Turín, estiman que la reforma está destinada a "minar la autonomía y la independencia de la justicia". Para La Stampa, se trata de una "venganza de la clase política con la magistratura". Además, el periódico califica de "llamativa" la decisión de iniciar un cambio tan importante en la justicia (…) justo en el momento en que Berlusconi se debe enfrentar a una serie de audiencias en procesos muy mediáticos ". Efectivamente, el 6 abril debe comenzar el proceso ya conocido como "Rubygate", en el que el Cavalière está acusado de prostitución de menores y de abuso de poder, recuerda La Stampa.