Cover

"La generación bloqueada se hace a la calle con sus padres y abuelos", titula Público tras la manifestación del sábado 12 de marzo, que congregó a personas de todas las edades y diferentes ideologías políticas para protestar contra la precariedad y el desempleo. Convocadas a través de Facebook y organizadas por varios movimientos juveniles, tanto anarquistas como nacionalistas, sindicatos y grupos sin afiliación política, las marchas simultáneas en Lisboa, Oporto y otras ciudades portuguesas contaron con la asistencia de 300.000 personas, según recuentos no oficiales. Tal y como constata el diario de Lisboa, las manifestaciones se han producido en un momento decisivo para Portugal, ya que está a la espera de la ayuda financiera de la UE para contrarrestar su déficit. El viernes 11 de marzo, el Gobierno anunció un nuevo paquete de medidas de austeridad, algunas de las cuales afectan directamente a los pensionistas, lo que podría desencadenar una crisis política en el país.