La UE estará mejor preparada en el futuro para potenciales interrupciones en el suministro de gas natural, escribe Rzeczpospolita, a propósito del borrador de una nueva ley presentada por la Comisión Europea. Se asegura así un posterior desarrollo del sistema de transporte de gas de la UE y la creación de reservas. En caso de que se interrumpa el suministro desde Rusia, los Estados miembros podrían ser abastecidos con fuentes alternativas ( por almacenamiento de la energíaa o por otros países de la UE). El umbral más allá del cual Bruselas declara alerta roja y acude a los Estados miembros para ayudar a los afectados será reducido desde el actual 20% del suministro hasta el 10% en interrupción diaria. Para los Estados de la UE capaces de prestarse ayuda en tales situaciones se harán necesarias inversiones en infraestructuras de tránsito, que la Comisión ha estimado en 2.500 millones de euros. Marcel Vietör, experto en el German Council on Foreign Relations (DGAP), cree que a pesar del importante gasto, es probable que se apoyen las propuestas de la Comisión. "Incluso los países con suficiencia energética comprenden las preocupaciones de los demás", manifestó el experto alemán a Rzeczpospolita.