Cover

El diario La Stampa sintetiza: “Inmigrantes, enfrentamiento entre Italia y Francia”. La tensión entre Roma y París desencadenada por los inmigrantes provenientes del Norte de África alcanzó una cota más alta el pasado 7 de abril, tras el rechazo del Gobierno galo de reconocer los permisos de residencia temporales concedidos por Italia a los inmigrantes desembarcados estos últimos días en Lampedusa. Francia también manifestó su intención de continuar devolviendo a Italia a quienes traten de entrar en su territorio. Con una vigencia de seis meses, los permisos se habían concedido con la intención de aliviar la situación de los centros de retención italianos, actualmente saturados.El diario de Turín expone las propuestas del ministro del Interior italiano Roberto Maroni, según el cual Francia no puede expulsar a los inmigrantes con permiso de residencia sin suspender la aplicación del Tratado de Schengen, y recuerda que “desde hace cierto tiempo, entre los dos países existe una guerra fría, que se despliega esencialmente en el ámbito financiero” – las joyas de la economía italiana Edison, Parmalat y Generali se encuentran en el punto de mira de los inversores franceses -. Este enfrentamiento se repercute ahora “en la piel de los miles de emigrantes tunecinos que hablan francés y quieren instalarse en Francia”.