No precisamente conocido por sus veleidades multiculturales, el alcalde de Roma, Gianni Alemanno, en visita oficial a Nueva York, ha mostrado probado interés en reclutar extranjeros para su causa. Después de la obligada visita al actual alcalde y magnate de los negocios Michael Bloomberg, El alcalde post-fascista de la Ciudad Eterna se encontró con el alcalde de Nueva York durante el 11-S, Rudolph Giuliani, padre de la "tolerancia cero", y que ahora dirige una compañía de planificación urbana. En su encuentro discutieron sobre la puesta en marcha de un cuerpo policial de voluntarios, que Alemanno contempla como alternativa a las patrullas inspiradas por la Liga Norte, que en su opinión evocan la idea de "hacer justicia por su mano". La recuperación de zonas urbanas abandonadas y de parques también se trató. Un portavoz de Giuliani Partners declaró que se están plantando las semillas de una colaboración a largo plazo. Pero para La Stampa, los ciudadanos romanos no deberían lanzar las campanas al vuelo, y recuerda los errores de Giuliani tras su paso por la alcaldía de la Gran Manzana. "Cuando dirigió Nueva York, Giuliani era tratado como un oráculo en asuntos de seguridad. Pero cuando la ciudad de México le ofreció un contrato de 4.300 millones de dólares, visitó la ciudad solamente una vez y sus consejos no ayudaron a reducir la criminalidad", añade el diario de Turín. "No todo", concluye, "es exportable".