Cover

“Esplendor y baba – la clase subestimada: la nobleza en Europa no renuncia a su poder”, Der Freitag ataca así a las monarquías y a la posición de la nobleza en las repúblicas europeas. El semanario alemán cuenta con la colaboración de autores que, desde lo alto de su posición, afirman que la “nobleza destruye”.Jutta Ditfurth, socióloga, política y co-fundadora de los Verdes explica cómo renunció a su título nobiliario. Una periodista, que se define como “súbdito de persona”, hace balance: en Europa persisten 11 monarcas. Con los 15 Estados de la Commonwealth, al frente de los cuales está la Reina de Inglaterra, “la mayoría de las monarquías del mundo son europeas”. Estas familias reales, que “adoran mostrarse cercanas al ciudadano, siempre disponen de privilegios que superan con creces los de sus súbditos”, recuerda la revista. Y, para asegurar su ritmo de vida, los contribuyentes desembolsan “110 millones de euros al año, según un estudio holandés de 2009”. A ese precio, subraya Der Freitag, los países monárquicos ganan en identidad nacional, Juan Carlos I es considerado “el padre de la democracia española”, Alberto II como “el símbolo de la amenazada unidad belga”, sin olvidar a los Grimaldi, “sin los que Mónaco sería probablemente desde hace tiempo una provincia francesa”.