Cover

Es la “sorpresa Kinder”, bromea el Financial Times Deutschland al jugar con la palabra “niños” y el nombre de la famosa chocolatina. Los pequeños alemanes no son tan pobres como la OCDE había dado a entender en 2009. En su informe “Doing Better for Families” [Haciendo lo mejor para las familias], la organización económica había anunciado que entre 2005 y 2008, el 16,3% de los niños alemanes vivían en familias que ganaban menos de la mitad del salario medio. Ahora bien, según el instituto alemán de investigación económica (DIW), esta cifra estaría en realidad en torno al 10 %, y el 8,3 % en la actualidad. “Con estas cifras, estamos en el buen camino”,recalca el FTD, que apunta sin embargo que este “error estadístico sale caro”. Publicados tres semanas antes de las elecciones legislativas de 2009, los datos de la OCDE tuvieron consecuencias sobre la política familiar: a partir de entonces, las familia reciben 20 euros más por cada hijo, un coste suplementario de 4.000 millones de euros anuales para el Estado.