Cover

“Tragedia griega sin último acto”, titula Die Presse. Ahora que los nervios están a flor de piel en la zona euro, algunos medios considerados serios abogan por la salida de Grecia de la moneda única, mientras que la agencia de calificación Standard & Poor’s rebaja la nota de la deuda soberana de dicho país hasta un nivel “tóxico”. Así, el diario vienés se pregunta: “¿Mutis de Grecia? No. En realidad, se trata de otra cosa. Tras un año de obstinada negación, los gobiernos europeos deben admitir que sólo es posible que acabe la pesadilla griega si se condona una parte de la deuda ateniense equivalente al 150% de su PIB”, y eso antes del verano de 2013, apunta Die Presse. Ante la imposibilidad de proceder a la simple expropiación de los inversores, Europa adoptará probablemente el modelo de la crisis sudamericana de los años 90: canjear obligaciones griegas por obligaciones del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera. Pero hay un inconveniente: esta solución exige la unanimidad de los Veintisiete y, en especial, el beneplácito de Angela Merkel.