Cover

La primera vuelta de las elecciones locales (municipales y provinciales) celebradas el 15 y el 16 de mayo, ha evidenciado la mala situación de los candidatos de la mayoría gubernamental frente a la de la oposición de centro izquierda. Sobre todo en Milán, ciudad natal de Silvio Berlusconi y escenario de su ascensión en el mundo de los negocios y de la política: a pesar de la implicación directa del jefe del Gobierno en la campaña electoral, la alcaldesa saliente, Letizia Moratti, está siete puntos por detrás de su adversario, Giuliano Pisapia. La segunda vuelta se celebrará el 29 y el 30 de mayo. Para Berlusconi, “que había solicitado un referéndum sobre sí mismo y sobre su Gobierno”, se trata de una “bofetada política”, comenta Corriere della Sera. Además del control de la capital económica del país, el Cavaliere ve amenazada su alianza con la Liga Norte, que atribuye la debacle a sus estrategias y a los errores del Gobierno. Así, escribe Corriere, el 16 de mayo “comenzó el replanteamiento de un líder que, tras haber sido considerado por sus seguidores y aliados como un demiurgo, corre peligro en la actualidad de convertirse en su cabeza de turco”.