Cover

En el puerto de Constanza, en el mar Negro, se libra una “guerra total”, según el diario Evenimentul Zilei. Por un lado, la Dirección Nacional Anticorrupción (DNA) ha detenido a 28 personas —entre aduaneros, policías y políticos— sospechosas de haber sido sobornadas. Por otro, el Senado rechaza privar de inmunidad al senador Mircea Banias y el Ministerio de Interior mantiene en su puesto de secretario general a Laurentiu Mironescu, uno de los presuntos coordinadores del tráfico en Constanza. El ministro Traian Igas, por su parte, acusa a los servicios secretos rumanos de haber encubierto el asunto. “Por cada contenedor de mercancía que entra en la UE, ‘gravado’ fraudulentamente, el grupo mafioso percibe entre 1.000 y 7.000 dólares (de 713 a 5.000 euros)”, detalla Evenimentul Zilei. El diario cifra en 1.500 millones de euros el total anual de los sobornos efectuados.