Cover

La decisión de las autoridades brasileñas de no extraditar al antiguo terrorista italiano Cesare Battisti provoca indignación en la península itálica, empezando por el presidente de la República Giorgio Napolitano, tal y como titula en portada La Repubblica. Napolitano acusa a Brasilia de haber violado los acuerdos internacionales al liberar a Battisti, condenado en rebeldía a cadena perpetua en Italia por cuatro asesinatos cometidos durante los "años de plomo " (acusaciones que Battisti niega).

El Gobierno, por su parte, ha anunciado que presentará un recurso ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya contra la decisión de Brasil. "Los brasileños creen haber hecho una cosa de izquierdas", comenta el diario romano, "creen haber salvado a un Garibaldi o a un Che, un héroe de la libertad. Sin embargo, Battisti apretaba el gatillo como un asesino cualquiera", cuya puesta en libertad "es una mancha de mentira que pesará sobre la memoria de las víctimas y sobre la historia de nuestro país".

El diario consagra igualmente su titular principal de portada a los referendos que se celebrarán los próximos 12 y 13 de junio, y que conciernen a la suspensión de la ley que reintroduce la energía nuclear, la privatización del agua y la del "legítimo impedimento" de los cargos más altos del Estado (incluido el del jefe de Gobierno) de asistir a los juicios que les conciernen. Mientras Silvio Berlusconi hace campaña por la abstención, La Repubblica subraya que el "efecto Fukushima" podría asegurar una cuota de participación suficiente para que la votación sea válida. Una victoria del "sí",señala L'Espresso, marcaría "el fin del ciclo del berlusconismo".