Cover

“Por fin en paz”,titula The Independent tras la muerte del pacifista Brian Haw, cuyas pancartas antiguerra sobre las aceras de la plaza del Parlamento se convirtieron en un punto de referencia en Londres. Haw, que murió a los 62 años víctima de un cáncer de pulmón, "acampó por primera vez frente al Parlamento tres meses antes del 11-S para pedir el levantamiento de las sanciones que impedían la provisión de suministros médicos a Irak", indica el diario londinense. Pero este cristiano evangélico cobró protagonismo a nivel nacional después de que EE. UU. y el Reino Unido liderasen la invasión de Irak en el año 2003: "Visto por las autoridades como una ofensa y un engendro, su campamento pronto se convirtió en el objetivo de los ministros, del municipio de Westminster y de la Autoridad de Gran Londres, y sobrevivió a repetidos intentos de desalojo. Su resistencia lo convirtió en un héroe a ojos de muchas personas. En 2007, fue votado como la figura política más inspiradora del año en los premios políticos de la cadena británica Channel 4".