Cover

Si la doble derrota, en las elecciones municipales y en losreferendos, había alimentado las dudas sobre la perpetuación de la mayoría gestionada por Silvio Berlusconi, la reunión anual de la Liga Norte en Pontida, cerca de Bérgamo, confirma la crisis por la que atraviesa. Los militantes de la Liga han protestado contra la alianza con el Cavaliere, mientras los dirigentes del partido fijan un precio muy alto para seguir prestándole su apoyo: la transferencia de ciertos ministerios al Norte, la reducción de los impuestos y la retirada del compromiso adquirido en Libia. Italia, señala el Corriere della Sera, se alinea así en materia de austeridad y de defensa con la protesta que recorre Europa. El articulista de opinión Antonio Polito compara "la masa verde de Pontida" con los "indignados griegos", añadiendo que "lo que nos acerca a Grecia es que si nos plantamos, si echamos una mano a destrozar el euro y Europa, nosotros también estaremos en su misma posición". El 21 de junio, Berlusconi debe intentar negociar con sus aliados y verificar que todavía cuenta con mayoría en el Parlamento, en un momento, añade La Repubblica, en el que la agencia de calificación Moody´s amenaza con degradar la notación de varios activos italianos de gran importancia.