Cover

“Dimisión forzosa”, recoge en sus titulares el diario The Times para informar de la dimisión de Sir Paul Stephenson, jefe de la policía metropolitana de Londres, que se ha convertido en la última cabeza en rodar por el escándalo de las escuchas telefónicas de News International. La posición de Stephenson era insostenible tras la detención de Neil Wallis, antiguo subdirector de News of the World durante el periodo en el que más abundaron las escuchas telefónicas en el periódico. Se reveló que Wallis había trabajado como consejero de comunicación para Stephenson, en un momento en el que Scotland Yard rechazó los llamamientos para reabrir una investigación criminal sobre las escuchas telefónicas realizadas por el periódico propiedad de Rupert Murdoch. The Times también destaca que “Sir Paul aceptó una estancia valorada en 12.000 libras [13.700 €] en un balneario de lujo y cuya publicidad gestionaba Wallis”.

La dimisión del jefe de la policía se produce tras un intenso fin de semana durante el cual Rebekah Brooks, directora ejecutiva de News International, dejó su puesto. Posteriormente fue arrestada tras ser identificada como sospechosa en la investigación en curso de Scotland Yard sobre las escuchas telefónicas. Brooks, junto a Rupert Murdoch, propietario de News International, deberá comparecer ante un grupo de parlamentarios el martes 19 de julio para responder a preguntas sobre este escándalo. La dimisión de Stephenson plantea aún más problemas al primer ministro David Cameron, que contrató a Andy Coulson, ex director de relaciones públicas de News of the World, y ahora uno de los principales sospechosos en la investigación de las escuchas telefónicas. El diario londinense indica que el primer ministro deberá “acortar su visita comercial a África y cancelar su visita a Ruanda para volver a casa sin demora y tratar el escándalo de las escuchas”.