Cover

"Berlusconi: nuestro país es sólido”: de este modo resume La Stampa el tan esperado discurso del jefe de Gobierno en el Parlamento, que supuestamente disiparía las dudas de los mercados sobre la seriedad del plan de austeridad de 48.000 millones de euros votado en julio. Demasiado evasivo, y hasta aburrido, 'Il Cavaliere' no ha convencido a los inversores, cada vez más temerosos de que la deuda pública italiana acabe fuera de control. “Una decepción, un escenario de sobra conocido. Sin duda, aquellos que esperaban una respuesta a la diaria y preocupante evolución de la crisis no la han encontrado”, comenta La Stampa. El editorialista Massimo Gramellini anuncia abiertamente la necrología política de Berlusconi, un "caballero a secas", que “ya no seduce ni indigna. Aburre. ¿Dónde ha ido a parar su carisma?” "Lo mejor que podría hacer Berlusconi es callarse. Los discursos vacíos son peores que el silencio”, reitera el economista Tito Boeri en La Repubblica. En cuanto al Corriere della Sera, opina que “este Gobierno sin ideas” ha enviado "el peor mensaje posible" a los tan denunciados "especuladores".