Cover

“El filón de oro libio”, recoge en sus titulares Gazeta Wyborcza el día después de que la conferencia internacional en París pusiera un “fin simbólico” a la guerra en Libia. “La reunión fue como clavar una estaca de madera en el corazón del régimen de Gadafi”, afirma Daniel Korski, experto en el Consejo Europeo de Relaciones Exteriores (ECFR) citado por el diario. Los principales ganadores en la conferencia de París fueron los líderes de Francia, Nicolas Sarkozy y el del Reino Unido, el primer ministro David Cameron, que “creyeron obstinadamente en el éxito de la operación”. También se pueden alegrar los italianos, añade GW, por haber puesto fin a su amistad con Muamar Gadafi a tiempo, mientras que los estadounidenses están encantados de dar la bienvenida a otro “Gobierno amigo en una región hostil”. Lo que esperan secretamente los vencedores es que el Consejo Nacional de Transición comience ahora a pagar “sus deudas de guerra con petróleo libio”. Pero puede que les estén reservando una desagradable sorpresa. “Los libios son inteligentes. Dicen que recompensarán a sus amigos, pero al final elegirán la mejor oferta, aunque proceda de Rusia o incluso de China”, concluye Korski.