Cover

"En Rumanía, exigen piden demasiadas gratificaciones para poder vivir decentemente. En Occidente, ¡se vuelven ricos!" Cotidianul da en suportadala señal de alarma, en respuesta a los aires de descontento que llegan de Francia : si en el país galo los médicos rumanos – que conforman el 12% de los médicos extranjeros, quienes de hecho son los que cubren las guardias y que están a menudo peor pagados que los médicos nativos – están actualmente puestos en la picota debido a sus cualificaciones supuestamente inferiores. En Rumanía, la "fuga de doctores" hacia el extranjero es percibida como una amenaza. Privados de cuidados, los pacientes observan con impotencia la partida de sus médicos hacia horizontes mejor remunerados : 2.000 médicos se han marchado del país en 2008 (de un total de 40.000). A veces han sido hasta 60 médicos de un mismo hospital que han cambiado sus salarios de 400 euros al mes por remuneraciones diez veces más elevadas. Las comunidades rurales francesas son de hecho, las que pujan con las mejores condiciones, ofreciendo hasta 60.000 euros para establecerse en ellas.