Este 26 de octubre es el “€-día para Europa”,titulaDeMorgen, que se plantea si “los dirigentes europeos van a conseguir salvar al euro”. El analista político del diario flamenco, Yves Desmet, no está convencido y espera:

Cover

Una nueva jornada crucial durante la cual los países de la zona euro – según su presidente Herman van Rompuy – van a emplear una bazuka para, una vez más, refrenar a los mercados. Por el momento, parece que únicamente se van a reutilizar los remedios que ya se han aplicado: un poco más de aligeramiento de la deuda griega, un poco más de capital para los bancos y algunos miles de millones para el fondo de rescate. Hasta ahora, esto ha dejado indiferente a los mercados. El bazuka se parece por tanto más una pistola de agua. – De Morgen

Para LaVanguardia, "el euro se juega su futuro en una cumbre incierta" plagada de discusiones complejas:

Cover

El acuerdo para el euro es como una muñeca matrioshka, que encierra a su vez a varias de ellas. Si no encajan perfectamente, no se puede cerrar la siguiente. El acuerdo sobre el apalancamiento del fondo está íntimamente ligado a la condonación del 50% de la deuda griega, la recapitalización de los bancos y los compromisos de todos los estados miembros a tomar medidas para incentivar la economía porque, sin crecimiento, ni la austeridad ni el cortafuegos del fondo por sí solos permitirán salir de la crisis. – La Vanguardia

Pero parael columnista del diario catalánManelPérez, los Diecisiete de la zona euro deben escoger "entre lo injusto y lo inconveniente":

Cover

Si, para tranquilizar a los alemanes, se opta por la ingeniería financiera, mediante mecanismos de seguro o endeudamiento que permitan presumir de recursos sin ponerlos efectivamente sobre la mesa, no servirá para defender la deuda de los países en dificultades y elevará el volumen de la deuda impagable. […] Por eso, la obsesión alemana por impedir la implicación del BCE en la resolución del asunto, el temor a la inflación, preocupa a sus socios de la eurozona. Como decía Keynes, "la inflación es injusta y la deflación inconveniente", (aunque) "parece que la deflación resulta la peor de las dos, y ello porque en un mundo empobrecido es peor provocar desempleo que decepcionar al rentista". – La Vanguardia

De hecho, constata To Ethnos, la cumbre se abre con “eurovértigo por el veto de Merkel”. Para el diario griego,

Cover

La situación en Bruselas es explosiva. Todo depende de la postura alemana, con Angela Merkel que construye un muro entre ella y el resto de los europeos. En perjuicio de los bancos, debería acordarse una quita del 50% de la deuda griega, mientras el FMI querría elevarla hasta el 60% y los bancos afirman que se sofocarán por encima del 40%. Concretamente, la canciller quiere que los bancos paguen. Todo ello en un contexto lleno de tensión, con una Italia indiferente y una Grecia al borde del precipicio si esta quiebra no se encuadra como se debe. – La Vanguardia

Por parte alemana, el Handelsblatt vaticina a priori que es “el día de las promesas rotas”. El diario económico lamenta que los compromisos que los líderes europeos habían contraído con sus electores, los inversores y los bancos vayan a ser relegados:

Aunque la cumbre todavía no ha comenzado, ya está preparado el comunicado final. Puesto que para los jefes de Estado y de Gobierno existe algo más importante que el rescate de la moneda única, el de su propia reputación. Por consiguiente, los Diecisiete ya han alabado lo logros que están a punto de conseguir: ‘El acuerdo alcanzado hoy representa un progreso suplementario importante. El euro se asienta todavía sobre unos cimientos sólidos’, se puede leer en un borrador de la declaración final. En realidad, las bases del euro se han visto minadas por una media docena de promesas incumplidas. [...] Se producirá una reestructuración de la deuda, también del fondo de rescate con su superpalanca... – La Vanguardia

Al final, observa LeFigaro, será una nueva Europa, liderada por Alemania, la que nazca de la cumbre. Pero

Cover

Entre la Alemania de Merkel y la Italia de Berlusconi, no cabe tener ninguna duda. Quienes denuncian un supuesto alineamiento de París con Berlín no han comprendido la gravedad de la crisis. (...) Esta primacía alemana es una de las bases de la nueva arquitectura que se está diseñando. Debe incitarnos a ser ambiciosos con nuestros proyectos para reconstruir Europa, mano a mano con Alemania. – La Vanguardia