“¿Sobrevivirá el euro a la Navidad?”. La pregunta que plantea el Journal du Dimanche atormenta a la UE. El semanario parisino se hace eco de la previsión catastrófica del ensayista Jacques Attali, según el cual, el fin del euro se va producir antes de finales de año si los dirigentes “no miran más allá de sus propios resultados electorales”. Según el diario, queda “un mes para salvar el euro”:

Cover

Después de Grecia, Irlanda y Portugal, el virus mortal ha contagiado a Italia. Esta semana, la Península, endeudada excesivamente, ha tenido que pedir préstamos a tipos de interés exorbitados. El viernes, sus acreedores le reclamaron un 7,8% por un préstamo a dos años, es decir, 3,2 puntos más que hace dos meses. […] Si la tercera economía de la zona cae en suspensión de pagos, la Unión monetaria no se sostendrá por mucho tiempo. […] La tensión ha llegado al máximo. La víspera del fin de semana, la agencia Standard & Poor bajó la nota de Bélgica. El próximo jueves, París debe pedir prestados entre 3.000 y 4.500 millones de euros. Será toda una prueba, sabiendo que los acreedores ahora se alejan incluso de Alemania, que cuenta con una clasificación superior. Esta semana, Berlín ofreció 6.000 millones de euros en los mercados. La sorpresa es que sólo colocó 3.600 millones. – Le Journal du Dimanche

“La crisis del euro y de la deuda ha llegado a un punto decisivo que marcará la economía europea e incluso las estructuras constitucionales del continente”, exponeelCorrieredellaSera:

Cover

En unas semanas, nada será como antes, pero nadie tiene la certeza de que todo ocurra como se prevé en el calendario […]. A partir de mañana, Italia debe afrontar una emisión de títulos de la deuda muy delicada. Este mismo martes, el eurogrupo examinará las propuestas francesas y (sobre todo) las alemanas sobre lo que la canciller Angela Merkel denomina la unión fiscal. […] Estas modificaciones, salvo sorpresas de última hora, se ratificarán en la cumbre europea del 9 de diciembre. La víspera de la cumbre, el BCE habrá decidido una oferta de liquidez ilimitada en dos (lo más probable) o tres años para aportar oxígeno a los bancos. Y en ese momento, el jefe del Gobierno Mario Monti habrá aprobado en el consejo de ministros las medidas para estabilizar Italia. Todo estará listo para que el BCE pueda actuar. Podría anunciar umbrales de diferencial sobre los títulos de la deuda soberana [la diferencia entre los tipos de interés más bajos y los más altos sobre las obligaciones del Estado] más allá de los cuales intervendría sin límites en los mercados. Pero dichos umbrales serán en cualquier caso lo suficientemente altos como para obligar a los Estados a poner de su parte para bajar los tipos. Este es el camino para poder acabar con la crisis. Europa se dispone a recorrerlo, sabiendo que en otras ocasiones pasadas se ha perdido en el camino. – Corriere della Sera

La Stampa destaca que Angela Merkel y Nicolas Sarkozy “han incluido a Mario Monti en el acuerdo para modificar los tratados europeos” y lo denomina “un pacto de tres para Europa”. En las páginas del diario turinés, el economista Franco Bruni constata que

Cover

las dificultades de la deuda italiana parece que se han convertido en el principal problema de la economía mundial. Puede que todo se haya exagerado. El exceso de dramatización es típico en ciertas fases de las crisis financieras, sobre todo cuando las medidas de ajuste y las reformas se enfrentan a obstáculos políticos y sociales. Esta dramatización excesiva afecta igualmente a las discusiones interminables sobre el fin del euro, sin saber de qué se está hablando, sin comprender que eso no resolvería nada y que nos perjudicaría a todos. – La Stampa

LaTribune también presenta la imagen de la cuenta atrás:

Cover

Tic, tac, tic, tac... El cronómetro que mide las posibilidades de supervivencia del euro es implacable. (…) Oficialmente, Alemania sigue oponiéndose a una intervención de mayor envergadura por parte del BCE. Al ritmo que avanza la crisis, este rechazo obstinado se parece al comportamiento de un bombero que deja que la casa se incendie para que demostrar a los niños lo peligroso que es jugar con cerillas. – La Tribune

De hecho, en Madrid, El Economista apuesta por la división de la eurozona en dos zonas distintas, una para los países más virtuosos y otra para los más frágiles. Será además Angela “Merkel quien seleccionará nueve países para crear el ‘supereuro’”, considera el diario, ya que la canciller pretende

Cover

que se firme un acuerdo, país por país, sobre un nuevo Pacto de Estabilidad, similar al mecanismo de los acuerdos de Schengen (...) Nueve es el número mínimo de países que pueden adoptar acuerdos de mayor cooperación según las reglas de la UE. A Merkel le satisface esta fórmula por dos motivos evidentes: el tiempo y la simplicidad de ponerlo en marcha (…). Podría activarse en enero o febrero de 2012, un tiempo meteórico, si se compara con el necesario para la modificación de un Tratado, nunca inferior a un año (...) En el grupo de países que formarían parte del club estaría Italia y España. Su inclusión es vital para los dos países, ya que los firmantes tendrían el apoyo permanente del BCE. Sin olvidar que se evitaría la línea divisoria entre el norte y el sur. – El Economista

En Berlín, Die Welt prevé la llegada de los “bonos del Estado de élite” defendidas por Alemania: “Los seis países de la eurozona con la solvencia más alta (con la Triple A), crearán bonos del Tesoro comunes cuyos intereses se encontrarán en el mejor de los casos entre el 2,0% y el 2,5%". En su editorial, el diario opina que:

Cover

los mercados exigen una señal creíble. […] Los nuevos acuerdos, sean cuales sean, transmitirán este mensaje: a partir de ahora, la mano de hierro de Merkel es la que domina Europa. – Die Welt