La prensa europea atribuye el retroceso de la economía a las políticas de austeridad aplicadas por la mayoría de los países. Algunos invocan un cambio de rumbo.

“La zona euro se ha convertido en una zona de recesión”, señala La Tribune, que se pregunta en portada si “Europa está enferma por su austeridad”. Según este diario, las cifras publicadas el 14 de febrero se asemejan a la “masacre de la San Valentín”:

Cover

El retroceso del 0,6% de la riqueza de la zona euro en un trimestre es la tercera caída más fuerte registrada desde 1995, en otras palabras, desde que Eurostat empezó a realizar estadísticas sobre la unión económica y monetaria.

En Portugal, Diário Económico subraya en portada que “Portugal entra en su peor recesión desde 1975”, con una contracción del PIB del 3,2%. Una bajada más importante de la que esperaba el Gobierno y que obligará a revisar las previsiones para 2013. Según los expertos consultados por el diario, el retroceso superaría en un 1% los pronósticos. En su editorial, Diário Económico añade que:

Cover

Las señales de alarma que suena en tantos países obligarán a los políticos europeos a reaccionar para aliviar las cargas que soportan Portugal, Irlanda y Grecia. Y en Portugal, los políticos también tendrán que acelerar el proceso de recuperación económica.

En los Países Bajos, NRC Handelsblad titula “La economía entra por tercera vez en recesión” desde el comienzo de la crisis de la deuda en 2008. Un anuncio que, según el diario, pone en tela de juicio la política de austeridad del primer ministro Mark Rutte, pues atribuye el descenso de la actividad económica a la caída de las inversiones públicas y plantea una alternativa:

Cover

ahora que la economía en toda la zona euro deja mucho que desear, se abre el camino para que Bruselas adopte una actitud más flexible respecto al presupuesto.

En España, La Vanguardia titula “la recesión se agrava en la eurozona y cierra el año con una caída del 0,6%”. El diario teme que la situación cree problemas de confianza en cuanto a la deuda de los Estados más frágiles, y considera que:

Cover

la estrategia de puro ajuste liderada por la canciller Merkel no se sostiene y que, tarde o temprano, deberá corregirse. […] Europa necesita, como el aire que respira, una política económica que apueste por el crecimiento.

Los sinsabores de la zona euro tienen también repercusiones en los países que no forman parte de ella. Como en República Checa, el Hospodarske noviny titula “Chequia cae en la recesión más larga de su historia”. El PIB se contrajo un 1,1% sobre el año pasado en su conjunto, señala el diario. “Entre las principales causas de la ralentización de la economía”, explica el diario, está el “descenso del consumo de los hogares: más de un 3% en comparación con 2011”. Entre las consecuencias:

Cover

la desaparición de vínculos económicos tradicionales con el vecino alemán. La teoría de que cuando Alemania va bien, República Checa va aún mejor ya no está vigente. […] Las dos economías van en direcciones distintas. Mientras la de Alemania creció un 0,7%, la checa se contrajo un 1,1%.

“El final del cuento de hadas, la economía está en caída libre”, titula Népszava en Budapest. Hace mención a las palabras que el ministro de Economía, Gyorgy Matolcsy, pronunció en 2012: “El cuento de hadas húngaro o el caso húngaro será un éxito en un año”. De hecho, la economía húngara se contrajo un 1,7% en todo 2012, mientras que en 2011, Hungría tenía todavía un crecimiento del 1,6% y del 1,3% el año anterior. El diario señala que:

Cover

la recesión de la economía en Hungría es la cuarta más fuerte de toda Europa, después de Grecia, Portugal y Chipre.

“Los efectos de la política de austeridad impuesta en toda Europa se revelan sin sorpresas”, concluye por su parte Mediapart. Sin embargo, la web francesa añade que:

Cover

Atreverse a hablar del asunto de la sobrevaloración de la moneda común europea, que aniquila todos los esfuerzos que los países europeos han hecho para recuperar su economía, elimina el tabú, tal y como debería confirmarse en la cumbre del G20, que se celebra este fin de semana en Moscú. Para la Comisión Europea, que comparte el posicionamiento de Berlín, conviene tener paciencia para percibir los efectos benéficos de la austeridad.