El presupuesto de la UE contribuirá con 16.000 millones de euros y 5.000 millones más procederán del Banco Europeo de Inversiones. El resto se financiará mediante inversores privados. Esta revista de prensa se ha realizado gracias a euro|topics.

"Bruselas está tomando medidas. Es una señal, un aviso", escribe Die Welt. El diario conservador alemán estima que el programa de inversión de Juncker es la medida correcta para ayudar a los países de la UE asolados por la crisis. Sin embargo, añade que:

Cover

La UE está constituyendo un fondo con relativamente poco dinero que cubrirá una parte considerable del riesgo de los inversores privados, en su intento por reducir su cautela y fomentar las nuevas inversiones. Pero no está claro que el esquema de Bruselas para apoyar las inversiones vaya a funcionar del todo, ya que existe el riesgo de que sencillamente no haya suficientes proyectos que encuentren inversores. Porque la conclusión es que el dinero solo se invierte en infraestructuras, energía y tecnología digital cuando la rentabilidad de las inversiones es atractiva y las condiciones son las adecuadas en los países concretos.

"La Comisión Europea aporta poco dinero pero se juega mucho", comenta el diario La Libre Belgique, según el cual:

Cover

El juego es arriesgado, porque su fracaso acabaría con la confianza en la Comisión y perjudicaría al proyecto europeo, que se debilitaría aún más si se defraudan las esperanzas. Los Estados miembros deberán seguir ahorrando y en algunos casos aplicar dolorosas reformas. Aún están pagando un alto precio por recuperarse de la crisis. Ahora el sector privado debería asumir su parte de responsabilidad.

El diario austriaco Die Presse se muestra un tanto escéptico y cree que el paquete de inversión de Juncker no hará revivir la débil economía de la UE, en concreto por el mal estado presupuestario de algunos países: 

Si las empresas temen tener que pagar más impuestos al incrementarse los niveles de la deuda, esto les instará también a invertir menos. Por este motivo, un incentivo que utilice nuevo dinero prestado parece bastante contraproducente.

El plan de inversión de Juncker es la última oportunidad para salvar la UE, en opinión del diario español El Periódico, que expone que "está por ver" si el sector privado se apunta al fondo:

"no es la primera vez que se plantea una operación parecida sin que nunca llegara a buen puerto. También el plazo de tres años del plan será insuficiente para ver los resultados, dada la lentitud de la burocracia comunitaria. En lo que tiene razón Juncker es en decir que esta es la última oportunidad para salir de la crisis. Pero, a estas alturas, si no funciona no solo será un símbolo del fracaso europeo, sino que la Unión habrá fracasado realmente".