Cover

El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, anunció ayer un decreto "por el que se prohibirá el uso del burka y el niqab en todos los edificios municipales",informa El Periódico de Catalunya. Este anuncio "por sorpresa" marca un cambio en la política tradicional del ayuntamiento, que solía estar más orientada "a convencer y disuadir que a acorralar a los inmigrantes". La razón que se alega para esta prohibición es la seguridad ciudadana. Sin embargo, parece que esta imprevista decisión está relacionada con "la voluntad de construir una nueva imagen de fortaleza y mando" de Hereu, ya que cuenta con poco apoyo público y hay "insistentes rumores sobre su posible sustitución". El Periódico considera en su editorial que "el veto es contraproducente y creará más problemas que los que pretende solucionar", a pesar de defender la necesidad de prohibir el burka en determinados espacios públicos municipales, como librerías o mercados. Barcelona no es la primera ciudad española en prohibir el velo integral islámico, ya que Lleida lo restringió hace tan sólo unas semanas.