La UE está librando una guerra contra la basura y amenazando con duras sancionesa aquellos que fracasen en la introducción de un sistema de recogida, gestión y reciclado de residuos efectivo para finales de 2010. Según Dziennik Gazeta Prawna, Polonia es uno de los pocos Estados miembros que no ha aplicado la regulación necesaria todavía. Entre 2011 y 2020, los países de la UE deberán reducir considerablemente su producción de basura así como impulsar sus niveles de reciclado. La sanción máxima será de 200.000 euros al día, advierte el diario de Varsovia. Unas 120 millones de toneladas de residuos son depositadas cada año en vertederos municipales en los Estados miembros de la UE, lo que representa aproximadamente la mitad del total de la producción de basura de toda la Unión. La otra mitad es empleada en plantas de incineración. Muchos países producen energía de esta manera. En Polonia, sin embargo, el término "planta de incineración" normalmente da lugar a sonoras protestas en la comunidad local. En los últimos años, varias plantas debían haber sido construidas en el país con el apoyo de la UE. Ninguna se ha materializado porque los residentes locales se opusieron duramente, temerosos de un aumento de la contaminación medioambiental y emisiones de gases dañinos.